¿Cómo te puede ayudar el personal branding?

El Personal Branding es un concepto bastante nuevo aquí en España. Una vez más los americanos se han adelantado poniendo nombre y sentido común a la estrategia que siguen los profesionales para destacar en su campo y convertirse en un referente en el mercado. Lo que hemos llamado a veces, hacerse un nombre.

Personal Branding, igual que cuando hablamos de marcas, trata de construir una imagen como profesional, que te diferencie de los demás. Volvemos con la diferencia. Porque aunque es cierto que todos somos diferentes, también es cierto que tenemos pánico a destacar, ¿verdad? Nuestra educación en realidad, nunca nos ha preparado para esto. Nos horroriza diferenciarnos del resto. Hay que dar un bote de nuestra amada zona de cómfort para atrevernos.

Todo lo que el Personal Branding puede hacer por ti.

ATREVERNOS a mostrar lo que realmente somos. Gestionar nuestra reputación. Dar razones a las empresas para contratarnos, para que nos aumenten el sueldo o contraten nuestros servicios… Pasar de buscar a ser buscados. No está mal ¿no?

Que quede claro queridos, que no se trata de vender humo. Si no hay chicha, mejor empecemos a trabajar en eso. El Personal Branding no va a inventar nada que no sea verdad. Simplemente te ayuda a gestionar y a optimizar mejor tus valores, tanto profesionales como personales. Te va a ayudar a poner en valor tus conocimientos, a dirigir esas etiquetas que a todos nos ponen, para que se acerquen a tu realidad.

Os muestro el caso de Laura Ribas porque es una de las personas que mejor han sabido forjarse su propio branding. Laura Ribas tiene una imagen directa, clara y muy profesional. Durante los últimos años nos ha ofrecido cada día información súper útil relacionada con marketing, ventas y mindset para que cualquier emprendedor con un proyecto válido pueda llevar su empresa al siguiente nivel.

Personal branding_Laura Ribas

Como ves, ahora más que nunca, está en tu mano dejar de ser una Marca Blanca y convertirte en un nombre con reputación y al que buscan otras empresas. Las redes sociales nunca fueron tan sofisticadas ni han estado tan popularizadas. Trabajes en lo que trabajes, tienes que funcionar como una empresa que vende sus servicios a otras. Y esa empresa eres tú mismo. Trabaja en tu imagen, en tu reputación, en todo lo que supone el Personal Branding. El cambio será grande. Navegarás con rumbo en lugar de ir a la deriva.

Los beneficios:

· Venderás mejor tus servicios.

· Conseguirás salarios más altos.

· Competirás mejor en el mercado.

· Tomarás las riendas de tu vida profesional.

Para realizar un trabajo de Personal Branding tienes que tener claro dos cosas.

La primera: en qué punto te encuentras.

· ¿Qué piensa de tí la gente que ha trabajado contigo?

· ¿Tienes alguna etiqueta?

· ¿Detectas puntos fuertes?

· ¿Qué pasa con los puntos débiles? ¿hay alguno?

· ¿Encuentras urgente mejorar algo?

Esta es lo fundamental. Solo cuando tienes claro en qué punto te encuentras puedes escribir una ruta para alcanzar tu objetivo.

La segunda: a dónde quieres llegar.

· ¿Cuáles son tus aspiraciones?

Y llegados a este punto, te recomiendo que no te cortes. Dream Big! Tu objetivo te tiene que poner nervioso. Tienes que notar vértigo. Hay una cita de William Faulkner que tengo muy presente. De hecho aparece en la firma de mi email.

‘Siempre sueña y apunta más alto de lo que crees que puedes lograr.’ Estamos hablando de un objetivo a largo plazo. No lo vas a conseguir mañana.

Ahora ya tenemos el objetivo y el análisis del punto de partida. Empieza el juego. Falta echar un vistazo alrededor y detectar a los demás jugadores. Los americanos los han llamado los ‘stakeholders‘.

Los stakeholders son esas personas u organizaciones que interfieren en tu negocio. Van desde la familia, la pareja, los clientes, proveedores, socios, mentores, followers. Todos estos personajes pueden cambiar de un día para otro. El que ayer era un follower se puede convertir en cliente, incluso en mentor.

Es importante detectarlos, saber quiénes forman parte de tu ecosistema profesional y tenerlos en cuenta. Muchas veces me he encontrado que la persona que menos esperaba se ha convertido en alguien influyente en mi camino.

Y el juego comienza preguntándote:

– ¿En qué soy realmente bueno? ¿por qué me felicitan constantemente?

No debes ponerte nervioso. Calma. Nos pasa a todos. Primero aparece el miedo porque te preguntas, ¿y qué pasa si no soy realmente bueno en algo?… Pues tienes que saber que todos tenemos talentos. Piensa un poco y pregúntale a tu gente cercana de confianza. Te van a sorprendar. Probáblemente tú no darás valor a lo que ellos admiran de ti. Pero escúchales y confía.

Cuando tengas claro qué es lo que vas a vender, deberás empezar a pensar en el estilo y en tu personalidad. En este punto, te sugiero una cosa. No intentes gustar a todos. Intentarlo es agotador y como decía el padre de una amiga, también es poco íntegro. Si realmente te muestras como tú eres, de manera genuina, no gustarás a todos. Tampoco es necesario, tranquilo.

Sé tú mismo. Encontrar tu estilo y potenciar tu personalidad tiene un efecto liberador que te va a encantar.

 ______________________________________________

Si te ha gustado el artículo clica aquí para suscribirte a nuestra Brôndsletter. Entrarás en mi web y verás enseguida un recuadro en la derecha para suscribirte. Recibirás de manera periódica recomendaciones, análisis e incluso descargables que solo envío a mi comunidad. Lo próximo es una serie de entrevistas a mujeres emprendedoras de éxito que no tiene desperdicio. Enre ellas te aseguro que la de Laura Ribas te va a encantar. ¡No te lo pierdas! si no te gusta, siempre puedes darte de baja en un clic.

En Brônd, te podemos ayudar a desarrollar tu branding personal para que logres ser un referente dentro de tu nicho.

Compartido por Mónica Sánchez

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.