Camper, la familiar historia de una gran marca

¿No te emociona conocer los comienzos de empresas nacionales que ahora son mundialmente conocidas? especialmente cuando se trata de empresas que se atrevieron a hacer las cosas de una manera diferente, que se atrevieron a triunfar.

Porque triunfar también nos provoca miedo, ¿verdad?

Y en lugar de actuar, nos quedamos parapetados detrás del conformismo, contándonos una historia que acabamos creyendo.

Porque mirar de frente nuestros más ocultos sueños o ambiciones da vértigo. Yo, cuando entro en una de esas ruedas de ‘pánic’ recuerdo algo que una vez me dijo, Laura Ribas: ‘tranquila, ahora debes convertirte en la persona capaz de lograr tu sueño’.

Así que, si de repente te sorprendes preguntándote: ¿pero dónde voy yo?, aquí tienes una buena respuesta. Porque es legítimo que sueñes y porque aunque que no estés capacitado ahora mismo para conseguirlo, estás en un proceso, durante el cual te acabarás convertiendo en la persona capaz de conseguirlo. Nunca debemos perder la fe en nosotros mismos.

Y, mientras tanto, me encanta escuchar historias de otras empresas, empresas que empezaron siendo pequeñas. Me gusta enterarme de qué fue lo que las catapultó. Es como un pequeño motor que me inspira y estimula.

logo Camper

La historia de Camper es fascinante para todos los que estamos empezando con un nuevo proyecto por el componente de innovación y valentía que tiene.

TODO COMENZÓ CON UN VIAJE

Todo empezó en 1877 cuando Antonio Fluxá un experto zapatero, conocido como ‘Mestre’, cogió sus bártulos y partió rumbo a Inglaterra para conocer, de primera mano, los nuevos métodos de fabricación industrial. Una de aquellas máquinas se llamaba Lottuse.

Cuando volvió reunió a los mejores artesanos del cuero de Inca (Mallorca) y les mostró su descubrimiento.

El caso es que sembró una actitud, la de ser valiente innovador y las siguientes generaciones aportaron nuevas semillas que hicieron que Camper llegara a donde está ahora.

Camper es en la actualidad la empresa más antigua del sector en España con un crecimiento constante durante cuatro generaciones.

Lorenzo Fluxá, su hijo, que nació en una fábrica de zapatos, continuó con la tradición de su padre cuidando la calidad y apostando por la innovación.

Pero fue el hijo de éste, también Lorenzo Fluxá, nieto de Antonio, quien creara Camper en 1975, justo el mismo día que nació su hijo.

Lorenzo Fluxà quiso convertir Camper en una marca que reflejara un nuevo estilo de vida. Eran los años setenta y la nueva forma de ver el mundo de aquella época quedó reflejada en el espíritu de la marca.

Y Camper fue construida bajo los valores de libertad, comodidad y creatividad.

Seis años después se inauguró la primera tienda Camper en Barcelona, donde implementaron un nuevo concepto que revolucionó el mundo de las tiendas de zapatos, con atrevidos elementos gráficos y una funcional exposición por tallas sin precedentes.

IMAGEN CAMPER

Once años después, en 1992 comenzaron la expansión internacional. El éxito les vino gracias a unos zapatos que bautizaron como ‘Pelotas’. Los japoneses se enamoraron de ellos. Si leeis la entrevista que le hicieron a Lorenzo Fluxà en El Pais recientemente, os enteraréis de más detalles.

El branding en Camper tiene un peso fundamental desde los comienzos. Lorenzo Fluxá, Carlos Rolando y Joaquín Lorente, querían transmitir un mensaje sincero, combinando ironía y reflexión. Eligieron Camper, que significa ‘campesino’ en catalán. Al principio crearon la marca jugando con el blanco y el negro y diseñaron un llamativo material que acompañaba a la marca para las tiendas donde se vendía. Posteriormente con la aparición de la primera tienda Camper, decidieron pasar al rojo para ganar en notoriedad. Este pasó marcó el inicio de la verdadera historia gráfica de la marca. Crearon bolsas, cajas, pósters, displays, anuncios, catálogos…

CARTEL CAMPER 2

La identidad de Camper es el Mediterráneo, la encrucijadas de culturas que se refleja en sus contradicciones y en sus virtudes. Modernidad y tradición, creatividad y austeridad, respeto, discreción y sencillez. El diseño ha constituido un valor añadido y les ha ayudado a dar un enfoque cultural y humano a la actividad empresarial.

Os dejo dos vídeos interesantes de Llorenç  y Miquel Fluxà. El de Miquel está en inglés, pero no lo he encontrado subtitulado, sorry.

Este es el vídeo de Miquel Fluxà:

En la entrevista que publicaron en El Pais, y que mencionaba anteriormente, con motivo de una exposición que se inauguraba en el Museo del Diseño de Londres dedicada a Camper, le preguntaron a Miquel Fluxà: ‘¿Cómo es la empresa que hereda usted?’, la respuesta es:

‘El legado es una marca tremendamente respetada. Ese es el activo más importante. Productos muy reconocidos, con una comunicación muy particular, una distribución impresionante y una capacidad de hacer cosas muy potentes. Y sobre todo con una filosofía muy particular de innovación’

La marca señores, el valor de la marca. Tomemos nota.

También me parece interesante que resalten que la ventaja especial que tienen las empresas familiares es el priorizar el largo plazo. Esto me parece clave. Como no están obligados a presentar resultados financieros constantemente, se pueden permitir el lujo de ser más fieles a sus orígenes y a sus ideas.

La entrevista no tiene desperdicio. Lorenzo Fluxà cuenta cómo desde el principio quisieron abrir la puerta a la creatividad y así lo llevan haciendo desde entonces.

Camper ha trabajado con los más prestigiosos diseñadores. Desde el súper conocido Mariscal a Humberto y Fernando Campana, o Jaime Hayón, Jasper Morrison.

En enero lanzaron una nueva campaña que salió publicada en los periódicos.

Imagen tienda Cámper en blog Brônd

La primera colección a cargo del diseñador francés, Romain Krener, nuevo fichaje como director creativo, materializará el cambio de rumbo de la verca dentro de poco cuyo objetivo es rejuvenecerse.

Camper cuenta con 2.000 clientes y presencia en más de 2.800 puntos de venta en todo el mundo. De estos, 400 son establecimientos monomarca.

Camper ha desarrollado recientemente la marca Cartujano, abriendo establecimientos en Madrid, París, Berlín y Londres. La firma fabrica el calzado de hombre en Mallorca, el de mujer en Eldea (Alicante) y los complementos en Ubrique. Los precios oscilarán los 590 euros, llegando a los 1.200 euros en el caso del calzado femenino. No es una marca para todos los públicos, desde luego.

Cartujano en Madrid. Brônd


Escrito por Mónica Sánchez

Si te ha gustado, puedes compartirlo. Todo funciona mejor cuando somos generosos.

En Brônd compartimos tu sueño, te ayudamos a materializarlo, te ayudamos a crear la imagen diferente y valiente que necesitas para conseguir seducir a tu audiencia irremediablemente.

Únete a nuestra comunidad, compartimos muchos recursos y estrategias en nuestros emails, que no aparecen en el blog y no quiero que te lo pierdas.

 

No Comments

Post A Comment